asenze-logo

Qué son los impuestos diferidos y cómo se deben gestionar

Impuestos diferidos

En esto de la fiscalidad y las finanzas empresariales hay términos para aburrir.

Uno de ellos, que destaca por su relevancia y, a la vez, por el desconocimiento que lo rodea, son los impuestos diferidos.

Este término, a menudo visto como un laberinto contable, es crucial para una gestión fiscal eficiente y una planificación financiera estratégica.

A continuación, explicaremos qué son los impuestos diferidos, su importancia, cómo se calculan y las mejores prácticas para gestionarlos.

De este modo aseguramos no solo el cumplimiento con las obligaciones fiscales sino también el fortalecimiento de la salud financiera de tu empresa.

Pero antes, ¿has pasado ya a ver nuestro ebook para empresas? Es especialmente relevante para ti, si estás pensando en cambiar de asesoría. Descárgalo aquí.

Impuestos diferidos: definición

Empecemos aclarando qué son los impuestos diferidos.

Los impuestos diferidos representan una de las áreas más técnicas y complejas de la contabilidad fiscal.

Estos no son más que el resultado de las diferencias temporales entre el tratamiento contable y fiscal de ciertas operaciones.

Dichas diferencias se originan porque los criterios para reconocer ingresos y gastos en la contabilidad financiera no siempre coinciden con los establecidos por la legislación fiscal para su reconocimiento.

Impuestos diferidos: ejemplos

Para entender mejor este concepto, lo ideal es analizar algunos de los ejemplos de impuestos diferidos más llamativos ****que suelen encontrarse en la práctica empresarial:

Depreciación de activos

Imagina que tu empresa compra una maquinaria por 10.000€ que se espera usar durante 10 años.

Para fines contables, decides depreciar la maquinaria de manera lineal, es decir, 1.000€ cada año durante 10 años.

Sin embargo, la legislación fiscal te permite aplicar una depreciación acelerada los primeros años, supongamos 2,000€ por año durante los primeros 5 años y luego nada durante los últimos 5 años.

  • Para fines contables: Cada año, reduces el valor del activo en tus libros en 1.000€ y reconoces un gasto de depreciación de 1.000€, lo que reduce tu resultado contable.
  • Para fines fiscales: En los primeros 5 años, reduces el valor del activo en 2.000€ cada año para el cálculo del impuesto, lo que reduce más tu base imponible y, por tanto, pagas menos impuestos. Pero durante los últimos 5 años, no puedes depreciar la maquinaria, así que tu base imponible es mayor y pagas más impuestos.

¿Dónde entran los impuestos diferidos?

En los primeros 5 años, al pagar menos impuestos debido a la depreciación acelerada, generas un pasivo por impuesto diferido porque sabes que en el futuro pagarás más impuestos cuando ya no puedas depreciar la maquinaria.

Provisiones para gastos futuros

Supongamos que tu empresa vende un producto con garantía de 2 años y estima que el 5% de las ventas resultarán en reclamaciones de garantía, lo que costará 10.000€ en el futuro.

Para fines contables, decides reconocer una provisión de 10.000€ este año para reflejar el gasto futuro esperado.

  • Para fines contables: Reconoces el gasto ahora, reduciendo tu resultado contable este año, aunque el desembolso de efectivo ocurrirá en el futuro.
  • Para fines fiscales: La legislación fiscal no permite deducir este gasto hasta que efectivamente se realice el desembolso para atender las reclamaciones de garantía.

¿Dónde entran los impuestos diferidos?

Al no poder deducir el gasto para fines fiscales ahora, pagas más impuestos en el presente.

Esto crea un activo por impuesto diferido, ya que anticipas beneficiarte de una reducción fiscal en el futuro cuando finalmente se permita la deducción.

Ingresos recibidos por adelantado

Imagina que tu empresa recibe 12.000€ al inicio del año por un servicio que proporcionará mensualmente durante todo el año.

  • Para fines contables: Reconoces 1.000€ de ingreso cada mes a medida que proporcionas el servicio, siguiendo el principio de devengo.
  • Para fines fiscales: La legislación fiscal puede permitirte considerar los 12.000€ como ingreso en el momento de la recepción del pago.

¿Dónde entran los impuestos diferidos?

Al reconocer todo el ingreso para fines fiscales al inicio, pagas impuestos sobre el total recibido ese año, lo que puede resultar en una carga tributaria mayor de inmediato.

Sin embargo, para fines contables, al distribuir el ingreso a lo largo del año, el reconocimiento de ingresos se alinea con la prestación del servicio.

Esto puede llevar a diferencias en el cálculo de impuestos entre años, creando una situación que ajustar mediante los impuestos diferidos.

Estos ejemplos generan activos y pasivos por impuesto diferido según la naturaleza de la diferencia temporal.

Los activos por impuesto diferido son beneficios fiscales futuros, mientras que los pasivos por impuesto diferido son obligaciones fiscales futuras.

Gestión de impuestos diferidos

La gestión adecuada de los impuestos diferidos es fundamental para optimizar la carga tributaria de una empresa a largo plazo.

Una gestión estratégica permite no sólo anticipar las obligaciones fiscales futuras sino también mejorar la posición financiera de la empresa.

Aquí te dejamos algunas recomendaciones clave para gestionar efectivamente los impuestos diferidos:

  • Realizar un seguimiento detallado de las diferencias temporales. Es esencial mantener un registro preciso de todas las operaciones que puedan generar diferencias temporales, para calcular adecuadamente los impuestos diferidos.
  • Actualizar las tasas impositivas. Los impuestos diferidos deben calcularse aplicando la tasa impositiva que se espera esté en vigor en el momento en que las diferencias temporales se reviertan.
  • Evaluar la recuperabilidad de los activos por impuesto diferido. Es importante realizar una evaluación periódica para determinar si es probable que la empresa genere suficientes beneficios fiscales en el futuro para aprovechar estos activos.
  • Integrar la planificación de impuestos diferidos en la estrategia financiera global. La gestión de impuestos diferidos no debe verse de manera aislada sino como parte de la planificación financiera y fiscal integral de la empresa.

Conclusiones

Los impuestos diferidos son un elemento clave en la estrategia fiscal de cualquier empresa.

Su correcto entendimiento y gestión pueden marcar la diferencia entre una planificación fiscal eficiente y enfrentarse a sorpresas fiscales desagradables.

Comprender el impacto de las diferencias temporales y actuar proactivamente puede resultar en ahorros fiscales significativos y en una mejor posición financiera a largo plazo.

Con un entendimiento claro de su funcionamiento y una estrategia de gestión bien definida, los impuestos diferidos pueden convertirse en un aliado para la salud financiera de tu empresa.

Recuerda que la clave está en la planificación anticipada y en contar con el apoyo de profesionales especializados que te guíen a través de este complejo pero fundamental aspecto de la gestión empresarial.

¿Quieres que te ayudemos con todas tus gestiones fiscales?

Dada la complejidad inherente a los impuestos diferidos, muchas empresas prefieren delegar esta área de su gestión fiscal a expertos en la materia.

Contar con asesores fiscales y financieros especializados puede proporcionar tranquilidad y seguridad.

A su vez, esta decisión garantiza que se aprovechan todas las oportunidades de optimización fiscal disponibles y que se cumple adecuadamente con la legislación vigente.

La inversión en asesoramiento profesional especializado es, sin duda, una inversión en el futuro y la sostenibilidad de tu empresa.

¿Hablamos?

Si estás decidido a delegar en profesionales, tomemos un café virtual para conocernos y contarte más sobre cómo trabajamos.

Cómo hacer facturas digitales

Cómo hacer facturas digitales en menos de un minuto y sin errores

Hablar de facturas online y digitales es hablar de la factura electrónica. Y, en este sentido, como veremos ahora, no podemos descuidar lo que dice la ley. Sea como sea, todavía hay muchas empresas que no saben cómo meterle mano a este tema o qué soluciones existen para que el proceso sea de todo menos […]
Conoce más
Pago a cuenta del Impuesto de Sociedades

Qué es el pago a cuenta del Impuesto de Sociedades y cómo se calcula

Todos conocemos el Impuesto de Sociedades o IS. Es más, si tienes una empresa, más que conocerlo, es una obligación que te toca asumir para rendir cuentas con Hacienda. Pues bien, en este contexto aparece un concepto que puede resultar muy interesante: el pago a cuenta. Se trata de una medida que ayuda a las […]
Conoce más
Patent Box

Patent Box: Qué es y cómo beneficiarse de este incentivo fiscal

¿Te suena de algo el ‘Patent Box’? Puede que a priori creas que te estamos hablando de novedades producto de limpieza, uno que va a dejar como los chorros del oro tu cuarto de baño. Pero no. El Patent Box es un recurso que puede ahorrarle un buen dinerito a tu empresa. Especialmente si tienes […]
Conoce más
1 2 3 25
Asenze2024 | Todos los derechos reservados

Aviso legal, Política de Privacidad y Política de Cookies

Top